miércoles, 9 de mayo de 2007

Hoy voy a recordar algunas de las liebres y jabalies que cazamos esta temporada en el monte:

A los Orcos nos gusta mucho la caza. Y la pesca. Bien bajando como locos por las pistas, bien haciendo el cabra fuera de ellas, de pronto ¡zas! aparece una liebre que despierta el primitivo instinto depredador provocando que nos lancemos a cazarla tal y como nuestros antepasados acostumbraban a hacer para sobrevivir. Que somos Orcos, oiga.

Lo malo es que la noble y natural afición a la caza practicada por muchos a menudo es confundida con revolcones y caídas mas propias de novatos y de domingueros que de curtidos y expertos esquiadores, lo que ha complicado mi propósito de elaborar un reportaje gráfico con imágenes de los cazadorcos de San Isidro en acción.

Basta que aparezca por los valles con la cámara colgándome del cuello para que todos los amigotes y camaradas guarden sus utensilios de caza y pesca no sea que les pille en un gesto extraño y su intención de atrapar una liebre sea interpretada como lo que no es.

De todas formas, mi tenacidad durante la temporada se ha cobrado alguna que otra pieza y después de buscar y rebuscar entre los archivos he encontrado unas cuantas fotografías de esquiadores atrapando bichos:


Aquí vemos a un gran atrapa liebres de nuestras montañas agarrando al bicho por las orejas y clavando los esquís para fijar la posición evitando que el veloz animal emprenda la huida:


Click to enlarge. Click to enlarge.
Click to enlarge. Click to enlarge.
Click to enlarge.


La presencia de un enorme jabalí provoca una feroz batalla entre los hombres y la bestia que pese a derribarles finalmente sucumbió y terminó en la olla:

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge.


Los huevos de los nidos en los árboles también alimentan:

Click to enlarge. Click to enlarge.

Una liebre cruza como un rayo el telesquí y, pese a la rápida reacción del cazador que iba en la percha tirándose a por ella, finalmente logra escapar dejando al Orco con las ganas:

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.


Cualquier momento y lugar es bueno para intentar atrapar a esos bichos de las montañas que aparecen cuando menos te lo esperas:


Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.


Click to enlarge.



A veces también pescamos peces:

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge.
Click to enlarge.


Pero son con diferencia las liebres las que más nos interesan y a por ellas nos lanzamos por muy rápido que vayan:


Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge.

Click to enlarge.


Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.

Click to enlarge. Click to enlarge.




Y luego, lo rico que queda todo con arroz y guindillas… Pero de eso ya no tengo fotos.

1 comentario:

klevel dijo...

jajajajaja,q liebradas

ecoestadistica.com